ACTIVIDAD

© Musée Guimet, H. Vassal

EL OFICIO

Es en los años 70 que la función, que no es entonces todavía un oficio, emerge en un contexto favorable y se define rápidamente con relación a otras actividades profesionales.

La tomada en consideración de la noción de logística aplicada sobre la gestión de las colecciones y las exposiciones, el volumen de los movimientos de obras cada vez más importantes, la integración progresiva de la conservación preventiva desde el principio los años 80, son tantas razones que, siendo objeto de una verdadera profesionalización, encontraron su materialización en este nuevo oficio.

© C. Biro, Musée du Louvre,
Marc Nolibé

No es pues un azar si el 1r servicio de administración de rentas de las obras estructurado e identificado como tal, aparece en Francia a favor de la creación del centro Georges Pompidou en 1977 y de la apertura del museo de Orsay en 1986, sacando provecho así de la dinámica atada a la creación de 2 grandes establecimientos.

El principio de los años 80 es marcado por el desarrollo de "administraciones de rentas" que se sustituye en los servicios ya existentes de documentaciones y de "movimientos de las obras“. Algunos ven su actividad especializarse sobre la colección o sobre las exposiciones, mientras que otros quedan polivalentes. Las atribuciones de los diferentes actores (conservadores, documentalistas, restauradores, servicios técnicos) van pues poco a poco a reequilibrarse al caso por caso, con arreglo a los perfiles y las competencias de cada uno, y teniendo en cuenta la historia de los establecimientos.

El medio de este decenio corresponde al profesionalización de la función de regidor y la creación de puestos específicos sobre todo el territorio nacional y en la inmensa mayoría de las instituciones patrimoniales importantes: museos o establecimientos nacionales: Louvre, Artes aplicadas, museo de Artes Modernas de París, grande museos territoriales: museo de Grenoble, Saint-Etienne, Marsella, Villeneuve-d'Ascq, Lila, Strasbourg, Tolosa, Amiens, FRAC, centros de arte…). Los regidores hacen poco a poco referencia a un verdadero saber hacer y sacan en parte sus fuentes de la tradición anglo - saxone "régistrars". Muy a menudo, la transmisión de los conocimientos se hace por el experimento y el aprendizaje al contacto de los regidores en puesto, los transportistas, restauradores, y artistas).

En el curso de este período de maduración durante los años 80-90, el oficio agrega conocimientos y desarrolla destrezas que van a hacer muy naturalmente a los regidores desde el medio de los años 90 reagruparse en el seno de estructuras asociativas.

Las puestas se organizan alrededor de "la afirmación de la identidad profesional de sus miembros, la promoción de sus competencias y la voluntad de hacer saber mejor el oficio de regidor sobre el plan nacional e internacional”.

Los regidores tienden(alargan) a conocerse en lo sucesivo en una pertenencia común identitaria fuerte que culmina con la organización totalmente simbólica, de la segunda conferencia europea de los regidores el 14 y 15 de noviembre de 2000, en París.

Esta actividad es evidente con un reconocimiento cierto y institucional que, si conviene desde ahora, de la necesidad de una función de " administración de rentas de obra " no supo, durante mucho tiempo, integrar la dimensión “verdadera de oficio”.

Sin embargo, 2 evoluciones importantes tienen que retener:

De una parte, el reconocimiento oficial de la especialidad al nivel nacional, en el marco de empleo del sector científico de categoría A, integrada en el cuerpo de los encargados de estudios documentales. En 1997, ésta se hace una opción del concurso de reclutamiento de los encargados de estudios que contiene en lo sucesivo 2: "documentación" y "administración de rentas de obras".

Por otra parte, la emergencia de formaciones iniciales expresamente dedicadas a este oficio. Se trata de masters profesionales (ex-DESS designados ahora bajo la denominación master 2). Precisemos la de la escuela del Louvre (regida por obra y documentación, creada en 2008) y Amiens (regida por obras y montaje de exposiciones, creada en 2009). Estas formaciones ahora son exigidas en ciertas fichas de puestos.

Si se puede regocijarse de esta oferta de formación, sentiremos no obstante que el esfuerzo para el reconocimiento y la definición del oficio se hayan parado a medio camino. En efecto, si la administración pública de estado evolucionó en este sentido, no fue lo mismo para la administración pública territorial, en la cual el oficio se practica con estatutos muy diferentes: agregado de conservación, prestando asistencia de conservación, o agente del patrimonio... Y desde luego, muchos regidores ejercen su actividad en un cuadro contractual, aparte de la administración pública.

Un equilibrio entre la llegada de jóvenes diplomados y las necesidades de los establecimientos debería estar encontrado, porque es indiscutible que las necesidades existan. Poca coherencia sobre el estatuto sería sin duda provechosa para todo el mundo. El mundo del arte contemporáneo trabaja actualmente en la puesta a punto de "fichas oficios", permitiendo a la vez definir un cuadro de competencias y deducir de eso la traducción por lo que se refiere a la carrera.

El ejemplo merecería ciertamente ser seguido, en la perspectiva de una concertación más general con los diferentes oficios de la conservación...